El análisis de anticuerpos y antígeno a COVID-19 son pruebas de sangre, en los que se analizan los niveles de inmunoglobulinas, para poder medir el racimo de diferentes anticuerpos.

Nuestro sistema inmunológico, se encarga de defendernos de las enfermedades, produce anticuerpos para protegernos de diversos patógenos como bacterias, alérgenos o virus. Estos anticuerpos son diferentes según lo que estén combatiendo.

Un antígeno es una molécula capaz de estimular una respuesta inmune. Pueden ser proteínas, polisacáridos, lípidos o ácidos nucleicos. Cada antígeno tiene características superficiales distintas que son reconocidas por el sistema inmunológico.

La presencia de antígenos despierta los glóbulos blancos que combaten las enfermedades en el cuerpo, llamados linfocitos. Esta presencia de antígenos hace que los glóbulos blancos produzcan células llamadas anticuerpos para luchar contra los antígenos.

El COVID-19 tiene varios antígenos como la fosfoproteína de nucleocápside y su glicoproteína de punta, que son las protuberancias visibles en su superficie. Una prueba de anticuerpos revela si una persona ya ha estado expuesta a una infección al detectar anticuerpos en su sangre o suero. Esto se puede hacer mediante una prueba de laboratorio.

En García y Manjarrez podemos realizar este tipo de prueba con total seguridad, llama y agenda una cita.